viernes, 25 de noviembre de 2016

7º PARTE

Por más que buscó en la aldea en la que se encontraba, no encontró ninguna calle con tal nombre.
Cansada de tanto caminar por los alrededores, decidió descansar en una posada, allí, por coincidencia oyó a tres mercaderes mencionar ese nombre, por lo que dudó en interrumpir su charla preguntando dónde estaba el sitio del que estaban hablando. 


- Es una casa muy famosa, está en la aldea de al lado - le informó uno de los hombres.


- ¿Y cómo llego allí? - preguntó Mei Lan.

Se notaba que la muchacha no había salido nunca del orfanato, y mucho menos a otra aldea. Por eso un mercader le propuso ser su guía.   

Resultado de imagen de personas reunidos dramas históricos
- Si quieres, yo puedo llevarte, per...- dijo sin poder acabar su frase.


- Sí por favor, sería de gran ayuda - interrumpió como de costumbre la chica.

- Pero me tienes que pagar - completó.
    
- ¡No tengo! - exclamó desilusionada.

- Sin dinero no puedo ayudarte - respondió el mercader con astucia.

Fue entonces que Mei Lan entendió que nada en este mundo es gratis y que las personas siempre esperan obtener beneficios incluso por prestar ayuda al vecino.
Esto fue lo primero que aprendió la muchacha al salir al exterior.   

- Me las apañaré para llegar, cueste lo que cueste - se animó así misma.

Resultado de imagen de dibujo de un carro tirado por una mulaLa chica salió fuera de la aldea y se dirigió a su destino caminando a pesar de ser un camino muy largo y le tomaría por lo menos 2 días llegar.
Caminó y caminó hasta no poder más, había estado andando por 4 horas seguidas.
Gracias a Dios todavía hay buenas personas que te brindan ayuda sin pensamientos ocultos.
Una mujer que se había quedado viuda y tenía que trabajar para alimentar a sus cinco hijos regresaba a su casa en un carro empujado por un burro. Al ver a la muchacha sudando se detuvo.

- ¿Estás bien hija? - preguntó preocupada por la chica.

- Sí, solo estoy un poco cansada - respondió a la muchacha.

- ¿A dónde se dirige una chica de su edad sola? - volvió a preguntar.

- Me dirijo a la siguiente aldea, pero está muy lejos. - dijo intentando respirar.

- Qué coincidencia, yo vivo allí, si quieres puedes venir conmigo - le propuso extraña.

- Pero no tengo dinero para pagarle - dijo Mei Lan tras su última experiencia.

Al oir esto la mujer se asombró y sintió un poco de pena hacia la niña.

- No te preocupes, no quiero que me pagues - dijo con una sonrisa amable - Además, así no estoy sola.

Tras decir esto, se encaminaron juntas hacia su destino Shin Home, en su trayecto cada una contó su historia.


jueves, 17 de noviembre de 2016

Proyecto de Cultura emprendedora

Los día anteriores se nos propuso realizar un proyecto para la asignatura de Cultura Emprendedora.
Éste se debía hacer en grupo, el nuestro estaba integrado por Jenice, Marga y yo.
A cada grupo le tocó un  discurso diferente y al final de cada uno había una serie de preguntas sobre el texto.
Además de responder a las cuestiones, debíamos elegir un párrafo que nos hubiera gustado y hacer un vídeo recitándolo.
Resultado de imagen de steve jobs

A nosotras nos tocó el de Steve Jobs, en él, cuenta las dificultades y obstáculos que tuvo que enfrentar, entre ellas, la propia muerte.
Pero a pesar de todo esto, no se rindió y siguió adelante.






Primero nos repartimos las preguntas y como no queríamos hacerlo en clase, decidimos quedar un día que fuera oportuno para todas, un sábado (  ¡cómo no! 😂 ).

Ese día estaba muy enferma 👎😢  por lo que me quedé durmiendo 💤💤 toda la mañana hasta que mi madre me despertó diciendo que Marga  me había llamado para ir. Me levanté y hablé con ella por WhatsApp para decir el lugar donde me estarían esperando ya que no sabía dónde vivía Marga.

Salí y me dirigí al lugar de encuentro. 
Acto seguido fuimos a casa y empezamos a leer el discurso en voz alta, cada vez que una terminaba de leer volvíamos a resumir lo dicho de forma que entendiéramos de lo que estaba hablando el texto.
Luego abrimos una hoja en Word  para escribir las preguntas y las respuestas, éstas las opinábamos entre todas aunque cada una tenía la suya.
Como ya eran las 21h, me tenía que ir y ellas tenían otros planes. Así que decidimos hacer el vídeo otro día y así teníamos más tiempo para memorizarlo.

Al siguiente día, fuimos a otra casa, pero cuando abrimos el documento guardado en el pincho, no había nada. Marga llamó a su padre para que revisara si estaba en el ordenador, pero desafortunadamente no había guardado así que tuvimos que escribir todo de nuevo, pero esta vez no tardamos mucho.

Primero empezó a grabar Marga, con ella sí que tardamos ya que en medio de la grabación le entraba risa y no se podía detener al ver cómo la estábamos viendo, después grabó su voz Jenice y por último yo.
Cuando cada una estaba diciendo su párrafo yo volvía releer el mío para memorizarlo mejor.
No lo hicimos perfecto a la primera, tuvimos que repetirlo muchas veces ya que se nos olvidaba alguna frase.
Resultado de imagen de muerte

Yo elegí un enunciado relacionado con la muerte, ¿que por qué lo elegí?

No lo sé, puede que por que mi abuela murió este año. 

Solo la veía de verano en verano y como murió en abril, no pude asistir al funeral. 
Al leer ese apartado casi se me saltan las lágrimas.
Incluso ahora que estoy escribiendo. 😭😭😭😭😭





viernes, 11 de noviembre de 2016

6º PARTE

Por un momento no se oyó a ninguno de ellos comentar sobre lo contado.
El anciano vio en los ojos de Mei Lan la duda, el misterio, la intriga y sobre todo, el deseo de saber la verdad.

- Bueno, yo ya he hecho mi parte, ahora todo depende de tí - exclamó con astucia.

La chica no dijo nada, cogió la caja y se marchó, pero el viejo se podía imaginar lo que iba a hacer desde ese momento, y confiaba plenamente en su inteligencia.
Resultado de imagen de chica apoyada en un arbol
Una vez lejos del orfanato, Mei Lan se detuvo bajo un árbol y empezó a contemplar con seriedad la sábana, de pronto ve algo que le llamó la atención.

En una esquina de la tela, había algo escrito en letra muy pequeña, tanto, que no fue fácil verla.

- "Shin home" - leyó en voz alta.
- Creo que es una dirección, no será difícil encontrarla en una villa tan pequeña.


Esto es lo último que tengo escrito en mis apuntes ya que lo demás no lo hice en sucio, se ve que me dio un aire de inspiración por lo que continué sin anotarlo.
A lo largo de la historia han habido pequeños detalles que aparecen en el original y en cambio aquí no.
Como se suele decir, la imitación nunca podrá superar a la original. Aunque no se si se podría aplicar a esta situación.
A pesar de este " pequeño, gran " inconveniente ( según la perspectiva de cada uno), intentaré continuar escribiendo hasta el final.



CONTINUARÁ

viernes, 4 de noviembre de 2016

5º PARTE

Mei Lan le siguió sin pronunciar palabra alguna, esperando a escuchar lo que tenía que decir.

- ¿Qué piensas hacer después de que te vaya? -dijo el anciano.

- Todavía no lo he decidido - respondió la chica mirando al suelo.

- ¿Por qué no intentas buscar a tus padres? - preguntó con seriedad. 
  
- No tiene caso buscar a quien fue capaz de abandonar a su propia hija - expresó con mirada llena de odio.   

- Puede que hayan tenido sus razones - intentó tranquilizarla.
- Tú misma dijiste que no sabías lo que ibas a hacer, ¿por qué no te planteas esta idea? - prosiguió diciendo.   

- ¿Pero cómo voy a encontrar a alguien que nunca he visto? - le preguntó con sarcasmo.

Al escuchar esto, el anciano se precipitó en abrir la puerta de su estantería y sacó una caja.

- No sé si esto te servirá de algo - dijo.

- ¿Qué es? - preguntó Mei Lan.

- Ábrelo, te pertenece - expresó el encargado con una sonrisa.


La muchacha abrió la caja y contempló lo que había dentro: 
Resultado de imagen de orquidea bordada
  • una carta
  • una sábana con manchas rojas
  • un pañuelo blanco bien doblado 




- Seguramente hay alguien que reconozca estos objetos, solo tienes que saber a quién preguntar - exclamó 
- ¡Ah! casi se me olvida contarte una cosa, puede que sea una pista muy importante - dijo el hombre.
- Hace exactamente 16 años, es decir, el día en el que te encontramos, al ver la sangre que tenía la sábana, me asusté así que empecé a preguntar si alguien había visto algo, pero ningún adulto lo vio. Y cuando estábamos desayunando, un niño que estaba aquí mencionó algo que me llamó la atención.

- ¿Qué dijo? - interrumpió al abuelo con curiosidad.

El abuelo la miró fijamente a los ojos y siguió contando lo que había pasado.

- Al parecer, el niño había tenido una pesadilla esa noche , así que salió a tomar algo de aire.
Fue entonces cuando vio la figura de una mujer joven dejando una cesta frente a la puerta.

- ¿Y vio cómo era? - volvió a interrumpir, esta vez con mayor intriga.

- No logró ver el rostro ya que estaba oscuro, pero la vela que ponemos siempre al lado del portón en el suelo le permitió ver sus manos. El chico se asustó un poco al verlas por lo que dejó caer su almohada y regresó a la habitación.
Yo le pregunté por qué se asustó y él me contestó que tenía una mano llena de quemaduras.

Al oir esto, la muchacha se preguntó la razón de aquellas quemaduras.


CONTINUARÁ